Rodamientos de Levas

Los rodamientos de levas, también llamados rodillos guía, tienen la particularidad de tener anillos exteriores de gran espesor de pared, de forma que están específicamente diseñados para absorber cargas elevadas, incluso choques.

Rodamientos de levas

Los rodamientos de levas, también llamados rodillos guía, tienen la particularidad de tener anillos exteriores de gran espesor de pared, de forma que están específicamente diseñados para absorber cargas elevadas, incluso choques.

Las cargas dinámicas que puede soportar los rodamientos de levas están determinadas por el comportamiento del material ante la fatiga, de la carga que soportan y de la velocidad del rodillo y la carga estática dependerá exclusivamente de las deformaciones plásticas producidas por las cargas aplicadas en estado de reposo.

Existen varias series de rodamientos de levas en función de las distintas aplicaciones. Aplicaciones lineales con rodadura de bola como las series LR60, LR2, LR50, LR52, LR53, LR E. Luego están las series con apoyo de rodadura de agujas o de rodillos cilíndricos, como las series NATR, NATV, RSTO, STO, RNA22, NA22, NUTR, PWTR, NNTR. En todos estos casos, todos son rodillos de apoyo sin vástago roscado (muñequilla).

Los rodillos de apoyo con vástago roscado o muñequilla y con rodadura de bolas son las series ZL2, ZL52, KR52, ZLRE. Los rodillos guía con rodadura de agujas o de rodillos cilíndricos y muñequilla (vástago roscado, son las series KR, KRE, KRV, KRVE, NUKER, NUKRE, PWKR, PWKRE. Así mismo hay rodillos guía para aplicaciones especiales, como las series LFR, KLR, HMTR, HUTR, KTR, WGTR, SR, LR, SKR.

En los rodamientos de levas existen dos zonas de contacto que deben ser engrasadas; la zona  entre el elemento rodante (bola, rodillo o aguja) y las pistas de rodadura, tanto con el anillo interior como en el exterior. La otra zona de contacto que debe ser engrasada es la superficie exterior del rodillo con los caminos de rodadura. Ambas zonas deben ser engrasadas por separado.

Los rodamientos de levas pueden tener la superficie exterior lisa o con una ligera inclinación (abombados). Se montan roldanas con la pista exterior abombada cuando se pueden intuir errores angulares en el funcionamiento.

En la práctica, se consideran perjudiciales los ángulos de inclinación >0.1º para rodillos con diámetro exterior cilíndrico y >0,25º para rodillos con diámetro exterior abombado. En la codificación se diferencia con el sufijo X para identificar un rodillo guía con exterior cilíndrico. Si en la referencia no aparece el sufijo X, es un rodillo guía abombado.